Los sueños en gestalt

Posted on

 

Hoy quiero compartir con vosotros unas líneas sobre cómo vemos, trabajamos y vivimos los sueños desde la Terapia Gestalt. Los sueños en el enfoque gestáltico son entendidos como proyecciones de la personalidad del individuo, de su existencia, vinculando todos los elementos que aparecen a la propia experiencia de la persona. Fritz Perls, creador de la Terapia Gestalt entendía los sueños como un mensaje existencial donde aparecen partes de nuestra personalidad que se encuentran rechazadas o alienadas por nosotros mismos. En palabras de Perls:

"... En los sueños encontramos los vacíos en la personalidad. Encontramos que la persona no tiene ojos o no tiene alma o piernas en las cuales apoyarse. Cualquier cosa que falte en el sueño falta en la existencia de esta persona. El sueño señala directamente lo que se evita para estar completo."

Otro aspecto significativo de cómo se trabajan los sueños en la gestalt es que se evita cualquier interpretación por parte del terapeuta, es decir, es la persona que trabaja su sueño quien por medio de sus proyecciones se redescubrirá, se entenderá y valorará aquello que obtiene del sueño, trabajándolo tendrá la posibilidad de reapropiar-se de conductas que le produzcan bienestar y sean más satisfactorias que las actuales. Es decir, el significado del sueño estará en función de las características de quien sueña, de su experiencia vital y de su situación actual.

Los pasos a seguir en una sesión de trabajo con sueños son, en primer lugar, la narración en primera persona y en tiempo presente del sueño, como si sucediera en estos instantes, traerlo al aquí y ahora, utilizando al final de cada expresión una frase como "esta es mi existencia" o "esta es mi vida", algunas veces en lugar de ponerla al final de cada frase el terapeuta también puede proponer de empezar el relato con una de estas dos frases y continuar con la descripción del sueño tal como va sucediendo. En un segundo paso, se le puede pedir al cliente que se centre en los diferentes elementos que aparecen en el sueño siendo cada figura, ser, paisaje o elemento del sueño, sentirse cómo si fuera ellos, actuarlos y representar los sentimientos, emociones o pensamientos que se le despiertan. Aquí la función del terapeuta es la de limitarse, en un primer momento, a escuchar y acompañar al cliente en su relato descriptivo sin añadir nada propio y una vez hecha la descripción del sueño guiar al cliente proponiéndole que se pare en las partes que crea que pueden ser importantes por su momento vital para que las viva y experimente poniendo atención también en aquello que evita experimentar, teniendo presente en todo momento que como terapeutas lo que es importante es no interponer las propias expectativas ni los deseos de descubrir grandes cosas, puesto que lo que realmente es importante es que la persona ha reincorporado con el trabajo hecho alguna parte de su personalidad, de su existencia (experiencia), a su realidad, reapropiándose así de aspectos propios que había rechazado poniéndolos en partes, figuras o personas del sueño que inicialmente veía como ajenas y no propias.

Por otro lado no importa si en lugar de utilizar todo el sueño trabajamos sólo una parte, un fragmento, lo importante en todo caso es la premisa que cualquier parte del sueño es una parte de uno mismo y al trabajar, actuar, una de ellas estamos trabajando una parte de nuestra personalidad, de nuestra existencia, por lo tanto, de nosotros mismos.
A lo largo de la sesión y durante la narración, se utilizan preguntas que sirven para facilitar el darse cuenta de la persona a medida esta va describiendo los elementos y personas que aparecen en el sueño; ¿Qué sientes?, ¿De qué te das cuenta?, ¿A qué te recuerda esto que me dices?, ¿Cómo se puede vincular esto con tu vida?, ¿Qué evitas?, ¿Dónde estás ahora?, ¿Con quién estás?, etc

Por lo tanto, podemos afirmar que para Perls el concepto de identificación va ligado al de proyección y son elementos básicos para el trabajo gestáltico de los sueños. Tal como decía Perls: 

"Creo que cada parte del sueño es una parte de uno mismo no solamente el protagonista, sino cada detalle, cada matiz afectivo.... Hago representar al paciente todos los papeles, porque sólo representándolos se puede llegar a la identificación total, y la identificación contrarresta la alienación. A menudo, encuentro una enorme resistencia a representar la parte alienada.”

Este es un breve resumen de cómo se pueden llegar a trabajar los sueños en el enfoque gestáltico basado en la experiencia propia como terapeuta gestalt y siguiendo el modelo teórico de Fritz Perls. Como obra que muestra muy bien su trabajo y su base teórico-práctica os recomiendo Sueños y existencia. Terapia Gestáltica. (Perls, F.). Deseo que os haya sido amena la lectura y de utilidad, ¡hasta pronto!

                                                                                                          Imma Reig Vilarrubla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.