El Cuerpo y la Terapia Gestalt

Posted on

Quiero empezar este mes de junio compartiendo con todos vosotros unas líneas sobre el cuerpo y la visión holística de la gestalt acerca de él, sobre los orígenes de esta visión de Fritz Perls (médico y psiquiatra creador de la Terapia Gestalt), sobre cómo nos acompaña la atención al cuerpo durante las sesiones de terapia y cómo podemos dejar que sea nuestra brújula si lo escuchamos y lo atendemos cuando nos habla en forma de síntomas que nos generan bienestar o, por el contrario, malestar.

En relación a la visión holística de la gestalt, podemos afirmar que la TG (Terapia Gestalt) es una terapia holística, esto implica que entiende el organismo como una totalidad y no únicamente como la voz, el discurso, la acción, las emociones. No separa el cuerpo del individuo, la TG entiende que es Uno con su Cuerpo. Los individuos nos expresamos por medio de gestos, movimientos, micro-movimientos, tonos de voz, expresiones corporales a través de las que nos mostramos de forma consciente e inconsciente al mundo y a nosotros mismos. Es desde este enfoque holístico (mente-cuerpo-emoción) que las personas podemos aprender a relacionarnos y descubrirnos continuamente, mejorando así nuestro grado de bienestar como individuos que tendemos a la auto-regulación organísmica, al equilibrio.

Si miramos de donde viene el interés por el cuerpo por parte de la gestalt descubrimos que sus orígenes más marcados, entre otros muchos que también la nutren, son las influencias que recibió Perls de Wilhem Reich y Max Reinhardt.

Wilhem Reich, psicoanalista austríaco (1897-1957), es con quien aprende como paciente durante su propio proceso de psicoanálisis a ver el cuerpo, entender lo fenomenológico, atender lo obvio de tal manera que de lo que se trata es de ampliar la conciencia de los sentidos poniendo atención al conflicto organismo-ambiente. …..“a nuestros pacientes no les exigimos relajación deliberada, sino que se den cuenta del conflicto interno del que la tensión es sólo una parte…….” Ego, hunger, and aggression. Perls (1947).

Max Reinhardt, actor y director teatral (1873-1943), con quien también empieza un periodo de formación desde su pasión por el teatro le dejará una fuerte imprenta desde su atención especial al gesto, al tono de voz, a la expresividad corporal entendiendo que todos ellos se ponen al servicio de la representación y entran a escena. Para este actor-director con quién Perls estará unos años, el teatro es interacción, diálogo y encuentro, lo que le interesa es lo que sucede aquí y ahora (la acción, el tiempo, la situación), para él la escena plasma la actitud existencial del ser humano.

Quiero continuar hablándoos de la atención al cuerpo en las sesiones de terapia, para hacerlo, os hablaré de mi experiencia como terapeuta gestalt donde pongo en práctica lo aprendido en mi formación y continúo aprendiendo en la riqueza de los acompañamientos que hago actualmente en las diferentes sesiones de terapia.

Tal y cómo comenta Francisco Peñarrubia (psicólogo y psicoterapeuta gestalt) en algunas de sus publicaciones, en las sesiones de terapia trato de poner especial atención a todos los signos que hace el cliente más allá del discurso verbal, frustrando a menudo el mismo para pedir al cliente que ponga su atención en los fenómenos no verbales: que dirija su atención al cuerpo, a la respiración, a los sentidos, a cómo se siente (emoción) y desde aquí acompaño los sentimientos e imágenes del pasado y del presente que emergen, utilizando técnicas expresivas si se tercia( exagerar, amplificar, poner movimiento a la emoción, etc.).

No existe para el cliente una única solución o resultado idóneo como conclusión teórica de la sesión o trabajo hecho. Lo que se pretende es que la propia persona, experimente, viva y descubra el sentido de su experiencia en la sesión restableciendo de este modo la confianza en la propia auto-regulación organísmica. La intención del terapeuta es que el cliente se dé cuenta de cómo hace lo que hace, sea consciente de cómo se siente al darse cuenta y como lo expresa (tono de voz, intensidad, lenguaje utilizado, con qué sensaciones se conecta, etc.). Algunas veces, es entonces cuando el cliente al darse cuenta del cómo y de los mecanismos que utiliza para hacer o reprimir lo que hace y/o siente, le aparece el momento biográfico en que fijó estos comportamientos y es en la propia sesión, en el aquí y ahora, que la experiencia se actualiza y acontece el cambio.

Para acabar, quiero compartir con vosotros el concepto de Perls (1949) de la “brújula biológica”, al que me refería al principio del post, utilizar el cuerpo como brújula de nuestro bienestar o malestar, para Perls el único criterio fiable de saber si hemos hecho lo adecuado en una determinada situación es la orgánica sensación de satisfacción, sencillamente una sensación de bienestar que nos rodea, es decir, aquello que nos hace sentir en paz con nosotros mismos y con la situación presente escuchando las sensaciones corporales y verificando que estas nos hacen sentir en equilibrio.

El recurso al cuerpo, a lo que sentimos en cada situación, con todas las dificultades y posibilidades que esto comporta es lo más desconocido y, a la vez, el más rico de los caminos a transitar, a menudo, las sensaciones corporales desagradables disminuyen o desaparecen al contactar con ellas y explorarlas. Finalmente, terminaré el post de hoy con dos citas, deseo os haya sido fructífera la lectura, ¡hasta pronto! .

 

“Abrir los ojos puede traer toda una vida. Ver es cuestión de un instante.” Tony de Mello (1985)

“Respiro, respiras.

Siento mi cuerpo, sientes tu cuerpo.

Me muevo, te mueves.

Expreso, expresas.

Te hablo, me hables.

Nos comunicamos.

Nos encontramos.”

 

Armando García (Revista de Terapia Gestalt – el cuerpo -2008)

 

Imma Reig Vilarrubla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.